La hiporexia es un trastorno alimenticio que consiste en la pérdida gradual del apetito, lo que genera que la persona que lo padece deje de comer. Esta alteración puede surgir a cualquier edad por diferentes causas, sin embargo, resulta ser más común en los adultos mayores.

La hiporexia puede ser difícil de detectar, por lo que es necesario tener especial cuidado en el adulto mayor y tratar lo antes posible este problema para prevenir y/o evitar casos de desnutrición y empeoramiento de enfermedades.

Existen diferentes causas por las cuales esta afección puede desarrollarse en el adulto mayor, dentro de las cuales encontramos:

  • El paso de los años: Como parte del envejecimiento se produce la falta de movimiento, y por tanto, una menor exigencia calórica, lo que genera la pérdida del apetito y el hambre.
  • Cambios fisiológicos: El estómago se va reduciendo con el envejecimiento, por lo que la sensación de saciedad aparece antes en el adulto mayor.
  • Problemas para masticar y en la deglución: Cuando el adulto mayor se ve limitado para masticar o tragar adecuadamente, cada vez tomará menos cantidades de comida, disminuyendo así su apetito y generando un mayor rechazo hacia los alimentos y bebidas.
  • Cambios de percepción de olores y sabores: La tercera edad trae consigo cambios en la percepción sensorial como el olfato y el gusto, dichos cambios pueden provocar que las comidas que antes resultaban apetecibles lo sean menos.
  • Medicamentos: Ciertos tratamientos farmacológicos, en los que se incluyen la morfina, codeína y quimioterapia, entre otros, pueden originar el problema.
  • Enfermedades: El padecimiento de alguna enfermedad como una insuficiencia cardiaca o un problema en el hígado, entre otras, puede ocasionar la pérdida del apetito.
  • Estado anímico: En este caso existen muchos factores que pueden ser detonantes como la ansiedad, la tristeza y la depresión; esta última siendo la más preocupante, y que pueden ser provocadas, por mencionar algunas causas, por vivir en soledad, estar lejos de la familia o la pérdida de algún ser querido.

Es muy importante prestar atención a los cambios que el adulto mayor pueda tener dentro de sus hábitos alimenticios como que no termine la comida de su plato, ya no le gusten o rechace alimentos que antes le gustaban, indique siempre algún problema (comida muy salada, que no puede masticar bien, etc.), y que quiera comer siempre lo mismo de algún platillo.

En Visiting Angels México podemos ayudarte a vigilar y acompañar al adulto mayor en casa para procurar que continúe manteniendo unos buenos hábitos alimenticios, cuidando siempre que mantenga su independencia. Nuestros Caregivers son verdaderos ángeles de la guarda, y están altamente capacitados para acompañar con calidez y atención a tu ser querido.

Estamos muy cerca de ti en diferentes ubicaciones en la CDMX, Área Metropolitana, Cuernavaca, Guadalajara y nuestra nueva sucursal en Cancún.