Hoy más que nunca, los adultos mayores no deben estar solos.

Anteriormente hemos mencionado cómo el Alzheimer, y en general la demencia, provoca cambios conductuales a medida que la enfermedad evoluciona en el adulto mayor.

Esto se debe a que la demencia es un trastorno psico-degenerativo, que provoca alteraciones del cerebro y la mente, lo que genera cambios psicológicos, emocionales y conductuales; mismos que pueden mermar y complicar la convivencia social y la integración del adulto mayor a la vida cotidiana.

¿Y en dónde entran los cambios afectivos?

Pues bien, si bien resultan de los propios cambios que ya mencionamos, en muchos casos se derivan del padecimiento de la depresión.

¿Cómo podemos reconocer los cambios?

Generalmente, podremos observar síntomas como:

  • Agresividad física o verbal.
  • Llanto sin razón aparente.
  • Aislamiento.
  • Mutismo (que deje de conversar o hablar en general).
  • Enojo constante.

Si el adulto mayor comienza a presentar tales cambios, es preciso mencionar que podemos tomar acción y tratar de apaciguarlos escuchándole y validando las emociones negativas, así como tratar de integrarlo a diversas actividades del día a día, reforzando y estimulando su autoestima, con la finalidad de evitar futuras recaídas.

Por supuesto, también puedes buscar ayuda de un cuidador profesional, como el que ofrecemos en Visiting Angels, nuestros caregivers son más que una enfermera, son verdaderos ángeles de la guarda, dispuestos a ayudar a tu ser más querido a que mantenga su autonomía y que no se sienta solo.

Estamos muy cerca de ti en diferentes ubicaciones en la CDMX, Área Metropolitana, Cuernavaca, Guadalajara, Monterrey y Puebla.