¡Hoy más que nunca, los adultos mayores no deben estar solos!

Llega la temporada de invierno, y con ella la temperatura desciende de forma importante.

Este descenso de temperatura puede provocar que la temperatura corporal también descienda, pudiendo generar una serie de problemas y/o agravar algunas enfermedades, sobre todo para los adultos que superan los 65 años.

Patologías como dolores musculares y óseos, artrosis, reumatismo, problemas cardiovasculares o respiratorios, hipotermia, entre otras, tienden a ser más comunes entre los adultos mayores.

Otra consecuencia a raíz del frío y el agravamiento de ciertas condiciones es que las personas mayores tienden a reducir su actividad física; que puede ser contraproducente y acarrear aún más problemas.

Por ello, hemos querido compartir una lista de cuidados ante la llegada del frío, para resguardar la salud y la seguridad de nuestro ser más querido:

  • Regular la temperatura ambiente. Ya sea que pongamos la calefacción, cerremos las ventanas, etc., controlar la temperatura dentro de casa ayudará al bienestar del adulto mayor. Si no nos fuera posible, otra opción es brindarle mantas y suéteres a nuestro ser querido, para abrigarlo lo mejor posible.
  • Calentar las articulaciones. Con el frío, las articulaciones sufren bastante, provocando dolor y entumecimiento. Por ello, aparte de contar con mantas, es necesario reactivar su flujo sanguíneo, aplicando calor en articulaciones y extremidades, y dándoles masajes.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura. En la medida de lo posible, debemos procurar que el cambio de temperatura sea paulatino al entrar o salir de una habitación o del domicilio,  utilizando las prendas de vestir como reguladores de la temperatura corporal  y la temperatura ambiente.
  • Estar bien abrigado. Ya sea con suéteres, abrigos, chamarras, mantas, colchas, etc., es necesario que nuestro adulto mayor se encuentre bien abrigado para no pasar frío.
  • Mantener la actividad física. Es importante que nuestro ser querido se mantenga en movimiento para seguir fortaleciendo su cuerpo y pueda hacerle frente a las bajas temperaturas sin enfermarse.
  • Cuidar la alimentación. Así como durante todo el año, en la época de invierno es necesario continuar llevando una alimentación balanceada que cumpla con los requerimientos nutricionales del adulto mayor.
  • Llevar una buena hidratación. En invierno se tiende a consumir bebidas calientes como café o chocolate y nos olvidamos de beber agua. Por ello, es de suma importancia continuar bebiendo mucha agua para que el cuerpo se mantenga bien hidratado.

Muchas son las acciones que podemos tomar para resguardar a nuestro ser más querido en casa y procurar su salud.

Y claro, una acción adicional que puede ser sumamente beneficiosa es contratar un cuidador profesional como nuestros caregivers: verdaderos ángeles de la guarda que están altamente capacitados para no sólo cuidar del adulto mayor, sino también acompañarlo y brindarle la atención que requiere para sentir el calor y el amor en esta temporada de frío.

En Visiting Angels priorizamos la integridad y la autonomía del adulto mayor.

Estamos muy cerca de ti en diferentes ubicaciones en la CDMX, Área Metropolitana, Cuernavaca, Guadalajara, Monterrey y en Puebla.