La mayoría de las personas infectadas con COVID-19 solo experimentarán una enfermedad leve y deberán recuperarse en casa.

El cuidado en el hogar puede ayudar a detener la propagación de COVID-19 y a proteger a personas en riesgo de padecer una enfermedad grave a causa del virus.

Nuestra prioridad es el estado emocional del cliente.

Consejos generales para cuidar de uno mismo o de alguien en el hogar con COVID-19:

  • Mantener a la persona infectada en una sola habitación/área de la casa. Procurar que la persona se mantenga alejada de los otros en el hogar lo más que sea posible, aislándose en un solo cuarto y usando un baño separado.
  • Limitar el contacto tanto con mascotas como con las otras personas en el hogar.
  • Restringir las visitas de cuidadores a menos que sea necesario.
  • Si la persona infectada requiere atención médica, llamar con anticipación a su proveedor de salud para asegurarse de acudir al lugar indicado y de tomar las precauciones necesarias.
  • Asegurarse de que la persona enferma use una mascarilla cuando se encuentre cerca de otros. Si la persona enferma no puede usar una mascarilla (por ejemplo, porque esta dificulta la respiración), entonces las personas que viven en el mismo hogar deben permanecer en habitaciones separadas. Cuando los cuidadores entren a la habitación de la persona enferma, deberán usar una mascarilla.
  • Al toser/estornudar, cubrir boca y nariz con un pañuelo y desecharlo inmediatamente en un contenedor cerrado para después lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos. Si no es posible lavarse las manos, limpiarlas con gel desinfectante que contenga cuando menos un 60% de alcohol.
  • Evitar compartir artículos generales, incluyendo vasos, cubiertos, toallas e incluso ropa de cama. Lavar a profundidad  todos los artículos y separarlos de los demás. Lavar ropa por separado usando el agua más caliente que sea posible y secar en secadora. Al virus no le gusta el calor.
  • Limpiar superficies de contacto frecuente usando un limpiador de uso común o desinfectantes aprobados por la EPA. Estas incluyen encimeras, mesas, manijas, accesorios de baño, retrete, teléfonos, teclados, tabletas y mesas de noche. Limpiar cualquier superficie que pueda estar contaminada con sangre, heces y cualquier otro fluido corporal.
  • Las áreas compartidas del hogar deben tener buena circulación de aire—usar aire acondicionado o abrir ventanas.
  • Monitorear continuamente los síntomas. Contactar inmediatamente a su médico si la condición de salud muestra señales de deterioro, tales como: dificultad para respirar, dolor o presión persistente en el pecho, nueva confusión o inhabilidad para despertar, labios o rostro azulados.

Somos más que servicios de cuidado a personas mayores.

“Somos una compañía muy especial” agenda una videollamada o una consulta on line.
LLÁMANOS AL: 55 6317 3517 55 5661 2086.