En ocasiones anteriores hemos hablado del trastorno alimenticio conocido como hiporexia, el cual consiste en la pérdida gradual del apetito, provocando que quien lo padezca deje de comer.

Además, mencionamos que este trastorno, pese a poder aparecer a cualquier edad, suele ser más común en los adultos mayores.

El día de hoy, presentamos algunos consejos que pueden ayudar a mejorar el apetito del adulto mayor y afrontar un caso de hiporexia (de existir alguno):

  • Habla con el médico. Aunque parezca una respuesta obvia, consultar siempre con el médico ayudará a afrontar el problema, además de asegurar que la condición del adulto mayor no afecte a los medicamentos que esté tomando ni que exista alguna enfermedad o problema de salud adicional.
  • No forzar la ingesta de alimentos. Es crucial no obligar al adulto mayor a comer, pues hacerlo aumentará su rechazo hacia la comida. Preferentemente se debe dejar pasar un rato y volver a intentarlo, sin importar que se desfase del horario habitual de comida.
  • Evitar regaños. Cuando el adulto mayor presenta hiporexia, la falta de apetito no es un capricho ni es intencionada, por ello hay que evitar reprenderlos, pues esto sólo repercutirá en su estado anímico.
  • Presta especial cuidado a las proteínas. Las proteínas son fundamentales para evitar la pérdida de musculatura. Es importante asegurar que en todas las comidas se incluya una ración de este nutriente.
  • Preparar comidas de fácil deglución. Se debe procurar elaborar alimentos que el adulto mayor pueda comer con facilidad, cuidando que sean blandos, suaves y no secos, en la medida de lo posible.
  • Presentar los platillos de forma apetecible. Presentarle al adulto mayor un platillo con menos cantidad de comida (uno o dos alimentos en sus porciones adecuadas) y con un almuerzo que ya conoce y le gusta, ayudará a que lo perciba como ligero y fácil de comer.
  • Llevar un control de peso. Es importante pesar con regularidad al adulto mayor desde que se reconoce la hiporexia en él, pudiéndose implementar un seguimiento semanal o quincenal para comprobar que no continúa perdiendo peso.

Cabe recalcar que es importante evitar el clásico “pan con café” por pensar que al menos algo se llevará al estómago, pues este tipo de acciones sólo empeorarán la hiporexia. No obstante, puede ser de ayuda platicar con el adulto mayor para conocer qué alimentos son los que más le apetecen y cuáles ya no le agradan tanto; después de todo, recordemos que los gustos van cambiando y pueden variar de tanto en tanto.

En Visiting Angels México podemos ayudarte a vigilar y acompañar al adulto mayor en casa para procurar que continúe manteniendo unos buenos hábitos alimenticios, cuidando siempre que mantenga su independencia. Nuestros Caregivers son verdaderos ángeles de la guarda, y están altamente capacitados para acompañar con calidez y atención a tu ser querido.

Estamos muy cerca de ti en diferentes ubicaciones en la CDMX, Área Metropolitana, Cuernavaca, Guadalajara y nuestra nueva sucursal en Cancún.